• 9. 5 pasos para implicar a la población

    En los procesos de evaluación de proyectos, programas o políticas existen diversas técnicas y herramientas que pueden ser aplicadas según los enfoques con los que sean abordadas. Con el transcurso del tiempo, dentro de los procesos evaluativos, se ha incrementado la necesidad de involucrar de forma más activa y representativa a los agentes involucrados de tal forma que los resultados de la evaluación sean más cercanos a las necesidades locales y se mejoren los procesos de toma de decisiones.

    Dentro de los principales beneficios que se obtiene al involucrar a los agentes se encuentran: mejoras más reales a los programas; mutuo aprendizaje; integración de conocimientos locales; reducción de sesgos. Además, para el grupo de agentes, se otorga una mayor oportunidad de contribuir con el programa o proyecto; mejora las líneas de comunicación con los dirigentes y le otorga un mayor acceso a los procesos de toma de decisiones, creando procesos dinámicos de aprendizaje e innovación.

    Es por esta razón, que esta guía presenta una estrategia muy básica de 5 principales pasos para ser tomados en consideración al momento de involucrar a los agentes implicados en la evaluación. Además, se exponen 3 herramientas de aplicación básicas que pueden ser adaptadas a los diferentes proyectos o programas, según las necesidades de cada uno. La guía busca ser un modelo para la orientación de las actividades de evaluación, incrementando el valor y utilidad de sus resultados, porque es de vital importancia permitirles ser parte de este proceso constructivo de evaluación.

    Objetivos

    Proporcionar a los evaluadores una guía para el proceso de participación de los agentes implicados, que son aquellos que tienen una participación o interés en el programa, la política, o la iniciativa a ser evaluada.

    Estrategia

    La estrategia reúne 5 pasos básicos y continuos que permitirán un desarrollo más adecuado de los procesos participativos. A continuación se van a presentar cada una de las 5 reglas.

     

    1. Preparación

    Tienes que conocer todo el plan, programa o iniciativa:

    ¿Para qué?

    Si quieres participación activa de tus agentes implicados más importantes, necesitas comprender todo el programa así tendrás un panorama amplio del ¿cómo, por qué, cuándo y dónde? de los resultados del programa.

    Tienes que contestar estas preguntas:

    •  ¿Por qué el programa existe?
    •  ¿Cuáles son los recursos monetarios asignados al programa o iniciativa?
    •  ¿Cuáles eran los objetivos y resultados esperados a corto y largo plazo?
    •  ¿Cuáles fueron las actividades realizadas para alcanzar las metas?
    •  ¿Qué resultados del programa o iniciativa se lograron?
    •  ¿Quiénes son los agentes implicados externos e internos al programa que afectaron o influyen en el diseño e implementación del programa?

    Ahora, ¿Cómo harás esto?

    •  Busca información sobre el programa o iniciativa de subvención documentos, informes de mesa, artículos de investigación (por ejemplo, el modelo lógico del programa)
    •  Si no existen tales documentos, hablar con dos o tres personas que tienen alguna responsabilidad, experiencia o conocimientos históricos dentro del programa o iniciativa.
    •  Lleva un registro sistemático de los conocidos o referentes con su respectivo grado de afiliación con el programa. Este archivo es muy valioso, así se aprovechan las relaciones y conexiones entre la gente que se está conociendo para el momento de la evaluación

    Recopila características de los agentes implicados bien sean individuales, grupales o de la organización, datos como áreas de experiencia, ubicación geográfica y profesional afiliaciones dentro de su red. Esta información permitirá determinar si sus actores representan experiencias particulares, perspectivas o si es el financista

    Recuerda construir relaciones de afecto con los agentes implicados es una excelente inversión de tiempo y energía. Mientras más larga sea la que se tiene, más opciones tendrás de incluir un conjunto diverso de puntos de vista y experiencias en la evaluación.

    Y cuantas más perspectivas se llegan a considerar, más robusta e inclusivas son sus preguntas resultantes.

     

    2. Identificación 

    El equipo evaluador debe tener claro el por qué se necesita involucrar a los agentes implicados en el proyecto. A continuación en la siguiente tabla se presentan los principales beneficios que le trae tanto a los agentes involucrados como al equipo evaluador, la participación de los agentes en el proceso de evaluación.

    tabla 1

    Tabla 1 Beneficios de los procesos participativos

    Se debe establecer una lista de los principales agentes involucrados, enlistar aquellos que hayan sido incluidos en el programa, aquellos que tienen poder de decisión en el programa y aquellos que han sido afectados por el programa sin haber sido contemplados. Para la realización de esta tarea, se puede guiar con las siguientes preguntas:

    •  ¿Quién es responsable del proyecto o una política más amplia?
    •  ¿Qué personas o grupos tienen una participación o un interés en el tema?
    •  ¿Quién es influyente en el campo de la política?
    •  ¿Quién toma las decisiones?
    •  ¿Quién puede influir en las decisiones?
    •  ¿Quiénes potencialmente se verán afectados por los resultados?
    •  ¿Quién va a aportar recursos?
    •  ¿Quién puede detener el proyecto?
    •  ¿Quién está excluido y no siempre se han considerado?

    Se debe considerar que los diversos agentes tendrán diferentes niveles de participación en el proceso evaluativo, por lo que se debe considerar los principales niveles de participación que se encuentran detallados en la siguiente figura.

     

    niveles de participación

    Figura 1.- Niveles de participación

    Para realizar el análisis respectivo del nivel de participación de los agentes implicados, se debe entender propiamente su relación con el programa y tener en consideración su interés e influencia en el programa. Para esto, se puede utilizar la siguiente matriz (Figura 2) que permite ubicar los diferentes niveles de influencia versus los niveles de interés, ubicando de esta forma la participación que se debe considerar para el proceso de evaluación.

    El análisis puede apoyarse en las siguientes preguntas básicas:

    •  ¿Qué participación o interés tiene el de los interesados en la política, proyecto o servicio?
    •  ¿Cómo va a la parte interesada verse afectado por la política o proyecto?
    •  ¿Qué influencia tiene las partes interesadas en relación con la política, proyecto o servicio?

     

    Matriz de análisis de nivel

    Figura 2.- Matriz de análisis de nivel de participación de agentes implicados

    3. Quiénes son prioritarios

    Recuerda que tienes que hacer una lista de aquellos agentes que son prioritarios en tu proceso de evaluación, no todos van a tener el mismo grado de implicación en el proyecto, por lo que a medida que conoces a estos agentes puedes distinguir aquellos que harán más falta en tu proceso de evaluación.

    Todos tendrán puntos de vista diferentes por lo que es necesario discernir cuales son los que aportar material para el proyecto y cuáles no.

    •  Anota todos los puntos de vista de los diferentes agentes implicados, y luego de ello determina ¿qué tan importante es incluir sus puntos de vista?
    •  Si no estás seguro de cuales son aquellos que deben ir de primero, busca a un personaje que observe el objetivo del proyecto desde otro punto de vista, no te preocupes, siempre hay alguien que lo observa desde otra perspectiva y ese te ayudará a ver el proyecto con otras gafas.
    •  Y recuerda NO divulgar tu lista de agentes implicados prioritarios, esto puede generar problemas entre los participantes de las evaluaciones.

     

     

    quienes son prioritarios esquema

    Figura 3: Esquema de relación de las contribuciones de los agentes implicados en los procesos de formulación de preguntas de evaluación y hallazgos en las respuestas

    4. Busca sus motivaciones

    Ahora que tienes a los agentes implicados identificados y elaboraste tu lista de quienes son prioritarios, tienes que pensar e investigar las razones ¿por las qué los agentes implicados estarían motivados a participar en el proceso de evaluación?

    Las razones pueden ser:

    •  Quieren ver que el programa sea exitoso porque desean ver cambios en su comunidad, por esta razón algunos se ven motivados a que el proceso de evaluación se realice con éxito. Consideran el proceso de evaluación como un compromiso y responsabilidad con la comunidad.
    •  Visión de desarrollo, algunos observan la evaluación como un proceso más que hay que transitar para lograr el desarrollo.
    •  Prestigio dentro de su campo de trabajo, se sienten motivados al recibir algunos reconocimientos dentro de su trabajo, grupo de acción local que los hace sentir importantes.
    •  Aprendizaje y red de contactos (“networking”)., muchos agentes implicados utilizan una oportunidad de evaluación de proyecto para conectarse con otras personas, empresarios, voluntarios, líderes locales que les permite obtener conocimientos y beneficios.

    Recuerda en el momento de hablar con ellos identificar cuáles son sus motivaciones y los beneficios que los participantes obtendrán por participar en la evaluación, en ocasiones puede ser dinero y este factor se dará si hay un presupuesto que permita contemplar ese gasto, conocimiento en temas de evaluación o ampliar su red de contactos.

    5. Selecciona una estrategia

    El último paso es seleccionar una estrategia para poder comprometer a estos evaluadores a que sean colaboradores en el proceso de evaluación.

    Aquí sugerimos uno criterios a considerar antes de seleccionar la estrategia

    Factor a considerar  

    Estrategia

     Tiempo  Considera cuanto tiempo tienes para realizar la evaluación, ya que de este dato dependerá cuanto tiempo puedes invertir en comprometer a los agentes implicados.
     Presupuesto  Considera cuanto del presupuesto asignado para la evaluación podrá ser incluido en esta fase de la metodología de evaluación. Se tienen que considerar costos de movilización, alquiler de salones, materiales, honorarios profesionales y herramientas web para encuestas y análisis de respuesta.
     Localización geográfica  Es importante mantener a los agentes implicados en un mismo espacio físico al momento de evaluar el programa. Al estar en mismo espacio físico permite generar agentes implicados. Sin embargo, todo dependerá del presupuesto, las limitaciones de tiempo, lugar de residencia, si esto no es posible una herramienta de participación virtual también se puede implementar.
     Cómo se relacionan los agentes implicados  Como ya conocemos la relación entre los agentes implicados, clasifíquelos y elabore dinámicas para que los agentes se conozcan y el proceso de evaluación sea enriquecedor. Por otro lado, si el grupo se conoce entre sí, usted puede optar por una estrategia que se construya a partir de sus experiencias en conjunto.
     Grado de complejidad del programa  Si el programa o iniciativa que se está evaluando es complejo (de varias fases), puede que se tenga que proporcionar materiales que permitan a los participantes una comprensión completa del programa. Y, cuanto más complejo sea el programa o iniciativa, probablemente se necesite más tiempo para asegurar que la mayoría entienda los que se está evaluando y alcanzar un consenso sobre hacia dónde enfocar la evaluación.
    Experiencia previa en evaluación  Es importante conocer si los agentes involucrados han participado anteriormente en los procesos de evaluación y si han sido partes activas del proceso.

    Tienen poca o ninguna experiencia con la evaluación, considere guiarlos en el proceso, un poco de material de fondo, incluyendo un resumen de la evaluación como parte de su estrategia de compromiso.

    Realiza una tabla de evaluación en donde consideres la frecuencia a la que tu agente implicado ha participado en un proceso de evaluación.

    frecuencias

    Figura 4: Escala de frecuencia de participación en las evaluaciones por parte de los agentes implicado

    Post elaborado por: Liseth Barriga, Carolina de la Torre y Gabriela Mójer.

    By
  • 11. Apreciative Inquiry (AI)

    La investigación apreciativa (Preskill y Catsambas, 2006; Dunlap, 2008) un modelo de evaluación que busca estar abierto a nuevos potenciales y posibilidades, valorar y reconocer lo mejor en la gente y en el mundo a nuestro alrededor. El AI es un enfoque que proviene del campo del desarrollo organizacional y que ha ido ganando atención por su aplicación exitosa para facilitar el cambio organizacional. Se trata de un enfoque para el cambio y que busca identificar y desarrollar lo mejor de las organizaciones para crear un futuro mejor para ellas.

    Se basa en el poder del cuestionamiento positivo, de forma que en vez de centrarse en los problemas, sus causas y soluciones, se centra en las experiencias exitosas para aprender de ellas. No se trata de obviar los problemas, sino de abordarlos desde una persepectiva más constructiva, como areas con necesidades de conversación y transformación.

    La idea de fondo es la del cambio positivo que asume que en toda organización hay algo que funciona bien y la hace manternerse viva, lo que podría denominarse como un núcleo positivo. La formulación de esta idea es que todo cambio (rediseño, planificación) de una determinada organización ha de comenzar con un análisis de ese núcleo positivo para ligar a él lo fundamental de la estrategia de cambio que se diseñe.

    En definitiva, se trata de escoger lo positivo como centro de nuestra evaluación. Una de las herramientas con las que se aplica este enfoque es el de las cuatro “Ds”, haciendo referencia a sus cuatro etapas en inglés: Discovery, dream, design, destiny. La primera etapa de descubrimiento busca explorar el núcleo positivo haciendo preguntas sobre las mejores experiencias y lo que mejor funciona en la organización. La segunda etapa trata de soñar y crear imágnes de los mejores escenarios futuros para la organización. En la etapa de diseño se trata de poner encima de la mesa propuestas provocativas, formas innovadoras y concretas, para llegar a ese futuro soñado. En la última etapa de destino se busca poner realidades concretas y factibles detrás de las propuestas realizadas en la etapa anterior.

    By
  • 12. Adaptación de la evaluación al programa y su contexto

    El S&E de un programa de desarrollo debe atender al tipo de programa de que se trata, la lógica de la programación con la que se ha diseñado, su contexto territorial, legal e institucional. A la hora de diseñar un modelo de S&E, es importante tener en cuenta este marco para conseguir una adecuada adaptación al programa y su contexto.

    puzzle entero

    Adaptación del modelo de seguimiento y evaluación a su contexto.
    Fuente: Elaboración propia.

    La adaptación del S&E al programa ha de realizarse de acuerdo a las características específicas de los programas, por lo que es necesario un conocimiento sistemático y profundo tanto de los objetivos y estrategias como de la gestión y financiación. La adaptación al contexto territorial ha de abarcar todos los recursos —sociales, ambientales y económicos— y ha de basarse en una labor de acercamiento y participación. La adaptación al contexto legal cuenta con dos aspectos importantes, el que afecta a los programas y el que afecta a las propias actividades de S&E. En la adaptación al contexto institucional es importante tener en cuenta el control externo al que es sometido el programa por parte de una serie de instituciones más o menos implicadas en la inversión. El S&E ha de adecuarse a este plan de controles de manera que lo facilite y contribuya a hacerlo más transparente.

    Aprendizaje adaptativo: Adaptación del S&E al programa y su contexto

    Como concluimos en el segundo capítulo, es imprescindible que el modelo de S&E buscado, se adapte al tipo de programación europea y su contexto. Esta adaptación ha de partir de un profundo conocimiento del ámbito territorial y las características de los programas, y en un marco más global, del contexto legal e institucional comunita

    rio. Comparando este ajuste del modelo de S&E con la realización de un puzzle, la ficha que representa al modelo ha de encajar perfectamente con las otras cuatro fichas que forman las características del programa y su contexto.

    Uno de los problemas actuales en la evaluación está en que los evaluadores se entretienen en los detalles y se olvidan de lo más importante de la evaluación. Los evaluadores comienzan normalmente sus reuniones con los implicados con la definición de los instrumentos para recoger información sin examinar los objetivos, prioridades y definiciones compartidas sobre la evaluación que se comienza. Asumen que saben ya las prioridades y objetivos de la evalua

    ción y que los implicados las entienden del mismo modo. Este enfoque termina en que, tarde en el proceso de evaluación, se vuelve a los temas importantes que no fueron considerados al principio. Siempre puedes añadir detalles a tu trabajo, pero sólo puedes poner los cimientos al principio (Patton, M.Q., 1999). Estos temas fundamentales en la evaluación son su filosofía, objetivos y posicionamiento en el contexto.

    Adaptación al contexto territorial

    naranjaDesde un principio el S&E han de adaptarse al territorio donde se va a operar y que ha de ser objeto de estudio. Esta labor de acercamiento se ha de caracterizar por el dinamismo y la atención a las aportaciones que hacen los individuos y colectivos sociales. Ha de suponer un análisis detallado y global del ámbito territorial. Su finalidad es la de determinar el margen de maniobra del programa, la situación de partida y el grado de desarrollo con que cuenta el territorio para poder juzgar en su debida medida los logros que se fueran consiguiendo. La adaptación ha de abarcar todos los recursos: sociales, ambientales y económicos.

     

    Adaptación a las características del programa

    turquesaParte importante de la adaptación hace referencia a las características del programa sobre el que se trabaja. Los programas de desarrollo deben ser evaluados por medios adaptados a sus características específicas (COMISIÓN DE LA UE, 1999a. Op. cit.). Es necesario un conocimiento sistemático y profundo de un programa para que las actividades de S&E puedan proporcionar nuevos conocimientos y experiencias que puedan mejorar la calidad de la intervención. El principal deber de un evaluador es contribuir a un juicio imparcial e independiente, basado en un conocimiento previo profundo y en un análisis sistemático (NORAD – UD, 1997. Op. cit.).

    La adaptación ha de extenderse tanto a los objetivos y estrategias del programa como a su gestión y financiación. Es necesario tener un conocimiento profundo de cómo funciona el programa, sus órganos de gobierno, criterios de selección de beneficiarios, procedimientos para la concesión de ayudas, coordinación entre diferentes instituciones implicadas a diferentes niveles, flexibilidad de la financiación, mecanismos de verificación y control de posibles ayudas pagadas… Además, se ha de conocer quién realiza cada una de estas funciones, aptitudes, conocimientos, experiencia.

    Adaptación al contexto legal

    moradoAdemás de las circunstancias concretas del programa con el que se va a trabajar, siempre se encuentra un marco más amplio que ha de orientar también las actividades de S&E. Éste marco viene normalmente expresado mediante directivas, reglamentos, normativas que en algunos casos son orientativas y en otros son de obligado cumplimiento. Es importante investigar dos aspectos importantes de este marco, el que afecta al programa y el que afecta a las propias actividades de S&E:

    • El contexo legal de los programas responde a una determinada política de desarrollo y orienta el programa en muchas de sus facetas. Se trata de un contexto que – junto a la descripción del programa – enmarca muchos de los criterios de S&E que se establezcan para juzgar la intervención.

     

    • El contexto legal de las actividades de S&E lo constituyen normativas, orientaciones y determinados marcos metodológicos. Han de conocerse en detalle para que las actividades de S&E puedan amoldarse al menos a los requisitos mínimos exigidos. Esto implica la necesidad de modelos con un alto grado de flexibilidad que permita adaptarse al nivel de análisis exigido y la utilización de los parámetros específicos que se exijan.

    Adaptación al contexto institucional: plan de controles

    huesoTodo programa de desarrollo está sometido a un control externo realizado por una serie de instituciones más o menos implicadas en la inversión. Normalmente este control se realiza en diferentes niveles: local, regional, nacional… Suelen ir dirigidos a la verificación del cumplimiento de la normativa y del correcto funcionamiento del equipo gestor. También tienen como objetivo la prestación de un posible apoyo técnico en caso de que se vea necesario y la elaboración de informes que vayan reflejando la buena marcha del programa. El S&E ha de adecuarse a este plan de controles de manera que lo facilite y contribuya a hacer más transparente y reglamentaria la aplicación del programa.

     

     

     

     

     

    By
  • Aprender a trabajar en diferentes contextos culturales

    A causa de la globalización los evaluadores trabajan cada vez con más frecuencia con múltiples grupos étnicos con culturas muy diferentes. Gente de diferentes culturas pueden mostrar su diferencia de modos muy diversos: diferentes formas de ver las cosas; diferentes creencias, valores, normas, costumbres, comportamientos, conocimientos, lenguajes; o diferentes modos de expresar la personalidad o la bondad. Estas diferencias pueden causar dificultades en el trabajo de evaluación y en la interpretación de los datos recogidos a través de las técnicas participativas. Poner atención en estas diferencias culturales puede dar a un evaluador extranjero una mejor oportunidad de ser aceptado y poder hacer bien su trabajo.

    Los evaluadores son tentados muchas veces por dejarse llevar por generalizaciones que llevan a recomendaciones que no siempre son apropiadas. Reconociendo la necesidad humana por crear categorías, se ha de afirmar que estos estereotipos pueden tener efectos negativos en el trabajo de evaluación, pues las generalizaciones son siempre peligrosas.

    Es necesario reflexionar sobre las diferencias culturales y discutir sobre ellas, pero no hay nada mejor que la buena observación, el saber escuchar y el sentido común para saber manejarlas. Las diferencias entre culturas y razas son reales y constituyen una fuente de riqueza. Pero al mismo tiempo hay entre ellas mucho en común, cuando lo más superficial es traspasado se ve que en el fondo hay bastante en común. Algunos aspectos relacionados con la personalidad, el deseo de hacer mejor las cosas, la necesidad de participar y contribuir, son comunes a una gran cantidad de culturas. El problema es que los evaluadores han de afrontar muchas veces el aspecto más superficial y puede no haber tiempo de ahondar en estos aspectos más comunes, lo que hace de las diferencias culturales un aspecto muy importante de su trabajo de evaluación.

    By
  • 14. Reflexión de conceptos etnográficos con interés para la evaluación

    Existen una serie de conceptos etnográficos que pueden guiar y marca el ritmo del trabajo de campo cuando llevamos a cabo una evaluación participativa. Con la experiencia, estos conceptos se automatizan y terminar por regir la estrategia y comportamiento del evaluador. Se trata de conceptos que ayudan al evaluador menos experimentado a penetrar en la cultura y costumbres donde ha de realizar su trabajo participativo. Fetterman (2010) analiza todos los conceptos que deben tenerse en  cuenta: cultura, contextualización y perspectiva holística, estudios micro y macro, perspectivas émica y ética, orientación no prejuzgadora, diversidad inter e intracultural, estructura y función, símbolo y ritual, y operatividad.

     

    Cultura

    El primero de estos conceptos es la cultura que bajo una perspectiva materialística clásica incluye patrones de comportamiento, costumbres y modos de vida; bajo una perspectiva cognoscitiva ideacional incluye ideas, creencias y conocimientos (orientado hacia el lenguaje, las definiciones de la realidad, la existencia y el significado de los símbolos).

     

    Contextualización

    La contextualización de los datos implica situar las observaciones que se hagan en una persepectiva más amplia, lo que resulta necesario para hacer una buena caracterización del mérito, valor e importancia de aquello que se observe. La interpretación de los datos está siempre condicionada por el contexto.

     

    Perspectiva holística

    Se trata de obtener una perspectiva integral y completa del grupo social o programa que se evalúa. El punto de partida es la descripción de su historia, religión, política, economía y medioambiente, de modo que se cubran todos los ángulos. Se trata de un concepto que ayuda a descubrir las interrelaciones entre los varios sistemas y subsistemas que subyacen en la comunidad o programa que es objeto de estudio.

     

    Estudios micro y macro

    La evaluación está determinada por los límites que se pongan en los estudios que se lleven a cabo. Según se marquen estos límites los estudios pueden ir del nivel micro —cuando adoptamos una visión de primer plano, detallada y cercana, del objeto de estudio— al nivel macro, cuando adoptamos una perspectiva más general.

     

    Perspectivas émicas y éticas

    La perspectiva émica es la perspectiva interna de las personas afectadas por una intervención, la perspectiva local o nativa. Se trata de una perspectiva que ayuda a entender situaciones y comportamientos, y fomenta la aceptación de múltiples realidades. La perspectiva ética es la perspectiva externa o científica de quien observa el mismo fenómeno, del que no es partícipe, desde fuera. La mayoría de los evaluadores comienzan a recoger datos desde una perspectiva émica y luego tratan de dar sentido a esos datos conjuntando la visión local con su propia persepectiva científica.

     

    Orientación no prejuzgadora

    Esta orientación requiere que el evaluador suspenda su propia valoración personal de cualquier práctica cultural. El hecho de luchar contra los propios prejucios obliga al evaluador a explorer nuevas direcciones, asegura la validez de los datos recogidos y previene la contaminación de los mismos. Es importante destacar que los evaluadores no pueden ser completamente neutrales; todos somos producto de nuestra cultura.

     

    Diversidad inter e intracultural

    Es importante sensibilizarse frente a la diversidad inter e intracultural. La primera es más fácil de observar, mientras que la segunda tiende a pasa inadverida. Se trata de un concepto imprescindible de cara a producir una visión completa de una comunidad, evitando el peligro de crear estereotipos.

     

    Estructura y función

    El concepto de estructura hace referencia a la estructura social o configuración de un determinado grupo social; el concepto de función, a las relaciones sociales entre los miembros del grupo. La mayoría de las comunidades tienen estructuras internas identificables y un conjunto de relaciones sociales estables que ayudan a regular el comportamiento. La evaluación ha de penetrar en esas redes informales e influencias que gobiernan la comunidad y entenderlas para dirigir correctamente sus estudios.

     

    Símbolo y ritual

    Símbolos son expresiones dotadas de un significado que evoca poderosos sentimientos y pensamientos. Los evaluadores han de buscar símbolos que les ayuden a entender y describir una determinada cultura. Los rituales son patrones de comportamiento simbólicos que se repiten y juegan un papel en la vida religiosa y secular de una comunidad; son como puertas abiertas que comenzar a comprender una determinada cultura. Juntos, los símbolos y los rituales, ayudan a los evaluadores a dar sentido a las observaciones al proveer de un marco que permita clasificar los comportamientos observados.

     

    Operacionalismo

    Este último concepto hace hincapié en la necesidad de definir los términos y métodos de medición empleados. Los evaluadores deben cuantificar e identificar las fuentes de información y sus formas de análisis siempre que sea posible, de forma que otros evaluadores puedan continuar el estudio, probarlo o desmentirlo.

    By
  • 2. Evolución y teorías del desarrollo

    El desarrollo es, sobre todo, una cuestión de valores, muy dependiente de la postura individual sobre aspectos culturales, políticos, económicos y sociales. Las diversas corrientes de pensamiento y opiniones contradictorias en relación con el significado del desarrollo, se reflejan en los planes y políticas con cambios drásticos en las prioridades y tendencias. Esto encuentra su expresión en cuestiones tales como la racionalidad de los gobiernos, el papel central de los economistas como asesores de los gobiernos, el efecto de goteo, el desarrollo comunitario, los efectos de demostración, el despegue, las necesidades básicas, la revolución verde, el desarrollo desde abajo, el desarrollo rural integrado, las cooperativas y el desarrollo de la comunidad, el desarrollo sostenible, etc. (Widstrand, 1990).

    Durante el pasado siglo XX el concepto de desarrollo ha ido evolucionando, al igual que las principales variables que lo componen y el diseño de su planificación. Desde el lenguaje político económico, el concepto de desarrollo ha venido implicando:

    • Elevada capacidad productiva determinada por una compleja estructura de producción industrial, competitiva y rápida en su readecuación.
    • Elevados niveles de ingreso y consumo per cápita y bienestar social extendido a la mayor parte de los sectores sociales.
    • Grado de utilización (y eficiencia en el uso) de las llamadas modernas tecnologías de producción
    • Elevado nivel de la población económicamente activa.

    La evolución de la teoría del desarrollo puede proporcionar un marco para comprender la concepción actual del desarrollo y detectar su carácter dinámico. “En términos generales podemos decir que en las décadas de los 50 y 60 la modernización fue el término clave; en la década siguiente, comenzó a destacar la teoría de la dependencia; a comienzos de los 80, fue adquiriendo importancia el concepto de liberalización” (NORAD-UD, 1997), a partir de los 90 el acento se puso en la integración social y en la actualidad el término clave es el conocimiento. No se trata de enfoques opuestos sino que se enriquecen mutuamente. Una buena concepción del desarrollo debe contemplar estos cinco enfoques que, de forma esquemática, se resumen a continuación:

     

    evolución de la teoría

    Evolución de la teoría del desarrollo durante las últimas décadas
    Fuente: Elaboración propia.
    • La modernización: Defiende que la inversión en industrialización y agricultura por encima de un cierto nivel desencadenará un desarrollo hacia la producción en masa, la democracia y los sistemas de protección social. Este enfoque supone:
      • Creencia en el comercio libre y en la conveniencia de una creciente integración en la economía mundial.
      • Énfasis en la tecnología moderna y en la industrialización.
      • Creencia en el papel del Estado para lograr la industrialización e influir sobre el mercado.
      • Creencia en los efectos de goteo y el incremento de la formación de capital en la sociedad como resultado de la industrialización.
    • La dependencia: En este caso se considera que las áreas débilmente desarrolladas reciben relativamente menos beneficios del desarrollo que las más desarrolladas cuando se intercambian bienes con un bajo grado de elaboración por bienes altamente procesados. Este enfoque supone:
      • Creencia en el proteccionismo y en un bajo grado de integración en la economía mundial.
      • Gran importancia a la función que el Estado cumple en la planificación, inversión y distribución de los recursos.
      • Creencia en el desarrollo integrado dentro de áreas limitadas.
      • Creencia en la conveniencia de unidades de producción de menor tamaño y en la utilización de tecnología simple.
    • La liberalización: Aquí el estímulo de las fuerzas del libre mercado y el crecimiento del sector privado son una condición previa para el crecimiento económico y el desarrollo. Este enfoque supone:
      • Énfasis en la inversión y el desarrollo del sector privado.
      • Se concede una mayor importancia a la producción y la productividad que a los aspectos de distribución.
      • Énfasis en la producción para el mercado externo.
      • Menor énfasis en los aspectos políticos, institucionales y culturales, y más en el crecimiento económico.
    • La integración social: La integración social se refiere a los esfuerzos por desarrollar, en diferentes formas, métodos científicos de investigación en los cuales las personas que se espera que obtengan un beneficio de la investigación desempeñan un papel preponderante. Es un proceso de sensibilización y organización de una comunidad para que de forma voluntaria integre sus esfuerzos con un fin determinado y preestablecido. El éxito va a radicar en que la población esté bien estructurada, mantenga el diálogo, tenga relaciones, participe, colabore y desarrolle actividades en un marco armónico para alcanzar unos objetivos comunes (Trueba, 1988). Se trata de concebir los resultados en función de los destinatarios del mismo (Muñiz, 1989) y aplicar un modo de aproximación basado en el proceso de aprendizaje del propio planificador basado en los beneficiarios (Uphoff, 1991).
    • La integración en la Sociedad del Conocimiento: En éstos últimos tiempos el crecimiento económico y la productividad de los países desarrollados se basan cada vez más en el conocimiento y la información. Actualmente, la generación y explotación del conocimiento juegan un papel predominante en la creación de bienestar (Dirección General de Investigación de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid). Es lo que se ha venido llamando la Sociedad del Conocimiento.

    Los tres primeros enfoques suponen una perspectiva predominantemente económica que a lo más llegan a la introducción de las variables del medio físico o preocupación medioambiental. Esta comienza a adquirir una gran importancia en los años sesenta y supuso un enverdecimiento de la opinión pública que se plasmó en todos los niveles de la sociedad moderna en los años 80. La sostenibilidad se convirtió en un término clave pero aún así, el movimiento ecologista no consiguió suficiente poder para dominar los aspectos económicos del desarrollo (Cloke & Little, 1990). La llegada de la década de los noventa supuso la difusión y preponderancia de la variable social como vía para un desarrollo viable. En la actualidad destaca la importancia de una nueva variable, el conocimiento y su papel en el desarrollo.

    evolución de las variablesEvolución de las variables del desarrollo durante las últimas décadas.
    Fuente: Elaboración propia

    Aunque existe un consenso firme acerca de la importancia de las cuatro variables señaladas, el desarrollo puede ser interpretado de varias maneras, No existe una teoría universal sobre las causas del desarrollo, ni tampoco hay un modelo simple de general aplicabilidad para entender cuáles son los procesos que conducen al desarrollo. Es necesaria una mente abierta, contar con un amplio conocimiento y experiencia y evitar verse influido por una sola postura. Es importante abordar el desarrollo desde varias perspectivas o enfoques.

    A continuación se analizan las cuatro variables señaladas y los contextos en cada unas de ellas se generó: la variable económica en los años 50-70, la ambiental en los años 80, la social en los 90 y el conocimiento en el siglo XXI. Variables que no se van excluyendo sino que se van sumando, contribuyendo a un enriquecimiento de la concepción del desarrollo.

    By
  • 3. La variable económica en el desarrollo

    Es en la segunda mitad del siglo XX comenzó a emplearse habitualmente el concepto de desarrollo para designar a las actividades, planes, programas e iniciativas cuya finalidad es elevar el nivel de vida de las personas como colectividad.

    Con arreglo a esta concepción clásica, el desarrollo se puede entender como un proceso de crecimiento económico continuado que asegura unos excedentes duraderos de toda clase de bienes, que son dedicados a cubrir las necesidades humanas y a potenciar un mayor nivel de bienestar para una población en aumento (D’Entremont, 2001).

    Los modelos de desarrollo económico se caracterizan también por presentar un incremento armónico de la producción y de la población, y por la aparición de excedentes que pueden ser reinvertidos en el propio impulso económico de un país o de una región (Puyol et al., 1993).

    Las necesidades humanas a cubrir, según esta concepción del desarrollo, serían principalmente económicas y materiales; y la forma de medir el nivel de bienestar se basaría en los llamados indicadores económicos: márgenes y la dinámica del crecimiento del PNB; las condiciones de la expansión de la riqueza en cuanto a la explotación y el aprovechamiento de recursos propios y ajenos; y a la acumulación de medios de producción y de infraestructuras (D’Entremont, 2001).

    En los años 50-70 también se produce una enorme expansión de la planificación del desarrollo basado en la convicción de que el progreso sólo podría ser acelerado por la planificación (Waterston, 1969). En este contexto se definen los pilares, principios generales y etapas de la planificación del desarrollo.

    Durante esta época resulta difícil desligar el concepto de planificación de todo contenido económico (Trueba, 2001). La planificación, como actividad encaminada a dar forma orgánica a un conjunto de actividades o de decisiones, integradas y compatibles entre sí (Martner, 1967), tiene su máxima expresión en el presupuesto. Éste se diseña desde la perspectiva de una planificación que ha de prever el comportamiento de una organización para hacer frente a las necesidades que han de presentarse en un periodo de tiempo futuro (Fayol, 1969).

    By
  • 4. La variable ambiental y la sostenibilidad

    Antes de llegar a los años 80, las variables técnico-económicas fueron predominantes en la búsqueda del desarrollo, pero repetidos fracasos en diversas experiencias, sobretodo en los países en vías de desarrollo, llevaron a cambiar de planteamiento y a la introducción de nuevas variables. Los factores técnico-económicos se consideran importantes, pero no suficientes. Un proceso de desarrollo es algo mucho más global y multirrelacional (Mayor, 1987) y el desarrollo sostenible implica un constante cambio evolutivo, auto-organizativo y adaptativo (Bossel, 1999).

    La introducción del desarrollo sostenible

    La Conferencia sobre Medio Ambiente Humano que tuvo lugar en Estocolmo en 1972 supuso el inicio del entendimiento y reconocimiento del vínculo entre medio ambiente y bienestar humano. Fue la primera conferencia global sobre medio ambiente, y la primera en enfocarse en un solo tema. Fue aprobada una declaración de principios que sirvió de cimiento para el desarrollo del derecho ambiental internacional durante los decenios de 1970 y 1980. Otro importante resultado de la Conferencia fue el posterior establecimiento del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), principal órgano de las Naciones Unidas en la esfera del medio ambiente y principal autoridad ambiental mundial.

    El proceso preparatorio se inició en 1968. En este año, un grupo importante de personalidades creó el Club de Roma, el cual viene publicando informes desde 1972 llamando la atención sobre las dificultades del planeta para sostener un desarrollo basado en el despilfarro y en el consumo masivo de los recursos naturales.

    En un principio se planeaba tratar solamente temas ambientales, pero los Estados en vías de desarrollo insistieron en la inclusión de los temas de desarrollo.

    common futurePara conmemorar el décimo aniversario de la Conferencia de Estocolmo se celebró en Nairobi, en mayo de 1982, un período de carácter de sesiones extraordinario del Consejo de Administración del PNUMA. Ese período de sesiones supuso una oportunidad única para reunir a la nueva generación de encargados de la adopción de decisiones ambientales de todo el mundo para dar nuevos bríos al programa. Se planteó la necesidad de fomentar el desarrollo sostenible a partir de una mayor conciencia creada en muchos países acerca del deterioro ambiental y, específicamente, de sus repercusiones globales.

    Ante esta situación, la Asamblea General de las Naciones Unidas estableció, en diciembre de 1983, la Comisión Mundial del Medio Ambiente y Desarrollo (CMMAD) como órgano independiente_para proponer estrategias ambientales a largo plazo encaminadas a lograr el desarrollo sostenible para el año 2000 y más adelante. La Comisión se dedicó al análisis y documentación del vínculo entre desarrollo y medio ambiente, llegando a la conclusión de que ambos procesos pueden ser armónicos.

    En 1987, la publicación del Informe de la Comisión Mundial para el Medio Ambiente (World Commission on Environment and Development, 1987) (conocido como el Informe Brundtland), titulado Nuestro Futuro Común, llamó la atención al mundo sobre la urgente necesidad de encontrar formas de desarrollo económico que se sostuvieran sin la reducción dramática de los recursos naturales ni daños al medio ambiente.

    Este informe marcó su importancia en la definición de desarrollo sostenible como aquel que atiende a las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer las

    necesidades de las futuras generaciones (World Commission on Environment and Development, 1987). Este informe fue definitivo en la decisión de la Asamblea General para convocar a la Cumbre sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, dada la clara necesidad de redefinir el concepto de desarrollo para que incluyera el desarrollo socio-económico y detuviera el deterioro del medio ambiente. Esta nueva definición podría surgir solamente de alianzas entre los países desarrollados y aquellos en vías de desarrollo.

    Portada del Informe de la Comisión Mundial para el Medio Ambiente de 1987

    La definición dada parte del supuesto de que “es técnica y económicamente realizable lograr una sociedad sostenible” (Calvo et al., 1997) y dan a entender que el desarrollo sostenible comprende, al menos, dos perspectivas que se pueden sintetizar en dos objetivos. En primer lugar, el objetivo actual, es el mejoramiento de la calidad de vida de todos los habitantes. El objetivo futuro, no menos importante, consiste en no comprometer el futuro de las futuras generaciones restringiendo sus alternativas de desarrollo. Con ello incorpora un aspecto nuevo y es el de la justicia intergeneracional o transgeneracional que debería ser parte inherente a toda política de desarrollo.

    Pero el desarrollo sostenible ha sido criticado por la ambigüedad de sus interpretaciones, ya que representan una cosa distinta para cada persona y, por lo tanto, permite justificar acciones de muy diversa naturaleza (Mitchell, 1999).

    La Cumbre de la Tierra en Río

    cumbre ríoCon el antecedente del informe Brundtland, comenzó el proceso de la Cumbre de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (CNUMAD, conocida como Cumbre de la Tierra), que tendría su clímax en Río de Janeiro en 1992, cuando los líderes de las naciones se reunieron durante dos semanas para establecer los lineamientos de las políticas locales, nacionales e internacionales necesarias para tener un medio ambiente más sano.

    La Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro no tuvo precedentes en otras conferencias de la Naciones Unidas, tanto por su tamaño como por la magnitud de los temas a tratar. El mensaje de la Cumbre fue claro: era necesaria una transformación de nuestras actitudes y comportamiento, la cual lograría los cambios necesarios para la subsistencia sana del planeta y sus habitantes.

    Logo cumbre de la Tierra

    A pesar de que los procesos de negociación limitaron su alcance, la Agenda 21 es sin duda el principal logro de la Cumbre de la Tierra. Este documento es un programa de acción de gran alcance destinado a remodelar las actividades humanas para minimizar el daño ambiental y garantizar la sustentabilidad en los procesos del desarrollo.

    A largo plazo, los resultados positivos de la Cumbre incluyeron las reacciones en la mayor parte de los Estados de todo el mundo, como la vigilancia a la producción de componentes tóxicos, la búsqueda de fuentes alternativas de energía, el énfasis sobre la importancia del transporte público y el incremento en la preocupación por la creciente escasez de agua.

    En paralelo a los trabajos de la CNUMAD, a partir de 1989, aproximadamente 7.890 ONGs y Movimientos Sociales del mundo se reunieron para formar el Foro Global de Organizaciones No Gubernamentales. El logro principal de sus trabajos fue la vinculación de las organizaciones no gubernamentales tanto de intereses ambientalistas como las de desarrollo y otras causas regionales y globales, conformando redes de enlace e intercambio de información.

    Objetivos incumplidos y nuevas esperanzas

    Cinco años después de Río, los líderes de las naciones se reunieron en Nueva York para evaluar los adelantos que se habían logrado a partir de los objetivos planeados en Río. A su vez, las ONG y los movimientos sociales se reunieron una vez más en Río de Janeiro con el mismo objetivo. La evaluación, desgraciadamente, resultó negativa. Los intereses económicos que provocan la destrucción de los recursos naturales y las dificultades que se presentan entre los gobiernos para llegar a acuerdos no habían permitido que los cinco años que habían pasado fueran suficientes para lograr adelantos significativos. Los resultados positivos se concentraban más que nada en la concienciación de la población global acerca de los problemas ambientales.

    Al finalizar esta Cumbre la comunidad internacional se fijó como meta realizar en 2002 otra gran Cumbre en Johannesburgo para revisar los avances mundiales en la ejecución de la Agenda 21. La Comisión de Desarrollo Sustentable de las Naciones Unidas (CDS) fue creada en ese entonces como un organismo ad–hoc para analizar, año tras año, los avances y guiar la política internacional.

    Lo que el mundo deseaba de Johannesburgo, según lo que afirmaba la Asamblea General, no era un nuevo debate filosófico o político sino más bien una cumbre de acciones y resultados. Desde cualquier punto de vista, la Cumbre de Johannesburgo ha puesto los cimientos y ha abierto el camino para la acción. Sin embargo, entre las metas, calendarios y compromisos que se acordaron en Johannesburgo no ha habido ninguna solución milagrosa en la lucha contra la pobreza y contra el continuo deterioro del medio ambiente natural. No ha habido ninguna solución mágica, pero lo que sí ha habido ha sido una comprensión de que era necesario adoptar medidas prácticas y sostenidas para enfrentarse a muchos de los problemas más acuciantes que existen en el mundo.

    Pero en muchos sentidos, tanto estructuralmente como en cuanto a resultados, Johannesburgo también ha marcado un avance importante respecto a anteriores conferencias de las Naciones Unidas, lo cual podría tener un efecto muy positivo en el modo en que la comunidad internacional se plantee la solución de estos problemas en el futuro.

    La cuestión es si serán realmente diferentes las cosas después de Johannesburgo se preguntaba el Secretario General de la Cumbre, Nitin Desai. Esta será la prueba a la hora de poner en práctica las propuestas de la conferencia.

    “Río+20”

    rio 20«Rio+20» es el nombre abreviado de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible, celebrada el pasado junio de 2012 en Río de Janeiro —Brasil—, veinte años después de la histórica Cumbre de la Tierra en Río en 1992.

    En el escenario de una gran crisis financiera en Europa y en otras partes del mundo, en la Conferencia Río +20, los líderes mundiales, junto con miles de participantes del sector privado, las ONG y otros grupos, se unieron para dar forma a la manera en que puede reducir la pobreza, fomentar la equidad social y garantizar la protección del medio ambiente en un planeta cada vez más poblado.

    Actualmente una de cada cinco personas vive con menos de 1,25 dólares diarios o menos, mil millones y medio de personas no tienen acceso a la electricidad, casi mil millones de personas pasan hambre cada día, las emisiones de gases de efecto invernadero continúan aumentando… Río +20 ha sido también una oportunidad para mirar hacia el mundo que queremos tener en 20 años.

    Las conversaciones oficiales se centraron en dos temas principales: cómo construir una economía ecológica para lograr el desarrollo sostenible y sacar a la gente de la pobreza, es decir la economía verde, y cómo mejorar la coordinación internacional para el desarrollo sostenible, es decir la gobernanza. Además se trataron gran diversidad de temas como la pesca, la energía, los oceános, la alimentación, la seguridad alimentaria, etc.

    Pese a las diferencias entre participantes y el no haber llegado ha cumplirse todas las expectativas que la UE ponía en esta conferencia, el Ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente de España, Arias Cañete, asegura que “el desarrollo sostenible tiene una importancia crucial para la creación de empleo y el crecimiento económico” (MAGRAMA, 2012). El ministro también explica que “esta conferencia debe verse como un punto de partida, ya que marca el inicio de un proceso para aplicar mejor y de manera más eficiente las políticas de desarrollo sostenible” (MAGRAMA, 2012), después de recordar la importancia de la intervención en esta conferencia de la sociedad civil y el sector empresarial.

    La cumbre se ha cerrado con la firma del documento “El futuro que queremos” (ONU, 2012) que conlleva una inversión de más de 400 millones de euros para proyectos de desarrollo sostenible.

    Al contrario que la mayoría de los líderes políticos de los 193 Estados participantes quienes han visto en el documento “un paso importante en la dirección adecuada”, las ONGs subrayan que este documento se caracteriza por la “falta de ambición de los gobiernos participantes que manifiesta la falta de compromiso” de los mismos.

    Por otro lado se destaca la declaración realizada por los miembros de The World Engineering Community, quienes en el marco de esta cumbre han puesto de manifiesto la importancia de la labor de los ingenieros para lograr mejoras tecnológicas que afectan a la vida de todas las personas. A través del intercambio y la aplicación del conocimiento científico, la creatividad y la práctica de la ingeniería y la tecnología, los ingenieros son capaces de introducir soluciones sostenibles en la mayoría de las áreas de actividad que contribuyen a la calidad de vida de las comunidades.

     

    By
Ir a la barra de herramientas